Spread the love

El comunicado del Ministerio Público señala que el dueño de la casa, de 61 años, fue detenido mientras se realizan las investigaciones del “atroz crimen

El Fiscal del Consejo Judicial de Djelfa (Argelia) informó el pasado martes 14 de mayo del 2024 que el pasado domingo 12 de mayo del 2024 policías judiciales de la División Regional de la Gendarmería Nacional en Al Guidid encontraron a un individuo que había estado desaparecido durante décadas, oculto en un redil de ovejas en la casa de un vecino, sospechoso de haberlo secuestrado.

El comunicado del Ministerio Público señala que el dueño de la casa, de 61 años, fue detenido mientras se realizan las investigaciones del “atroz crimen” y se ordenó a las autoridades competentes brindar atención médica y psicológica a la víctima.

Desaparecido con 17 años

En 1998, Omar Bin Omran, uno de los nueve hijos de una respetada familia local, desapareció a la edad de 17 años mientras se dirigía a una escuela vocacional en la ciudad de Djelfa, según los reportes

En ese momento se inició una búsqueda que involucró al perro de la familia, el cual supuestamente fue envenenado por el captor, que vivía a solo 200 metros de la residencia familiar, luego de que el can comenzó a detectar el olor de Omar en el lugar de su cautiverio.

Finalmente, al no encontrarlo, la familia creyó que Omar había muerto durante la brutal guerra civil que libraban entonces el Gobierno argelino y grupos rebeldes islamistas.

La madre falleció en 2013 y nunca supo la verdad sobre la situación de su hijo.

Aviso y sospechas

El giro en la historia ocurrió cuando un familiar del captor avisó en redes sociales sobre el siniestro secreto de su pariente.

La publicación fue denunciada a Gendarmería Nacional, quien inicialmente tomó el hecho como una broma y nada más.

Sin embargo, los familiares de Omar vincularon la publicación con acciones del perpetrador, como el incidente de matar al perro, su negativa a permitir que nadie entrara a su casa y que sospechosamente comprara comida para dos de manera asidua, cuando supuestamente vivía solo.

También resultó intrigante que, siendo un guardia que aparentaba ser una persona común y corriente, al mismo tiempo pudiera atender a su ganado.

El momento del rescate

Las sospechas llevaron a que policías, junto con familiares y allegados de la víctima, ingresaron en la casa del supuesto secuestrador para registrarla y, al destapar un pajar, encontraron a Omar sentado tranquilamente. 

El secuestrador intentó escapar, pero fue apresado. Las investigaciones siguen en curso para saber más detalles y si hubo cómplices o encubridores del crimen.

Tras ser rescatado, Omar saludó por su nombre a aquellos que conocía de su generación.

Explicó que solía verlos desde detrás de la ventana dentro de la casa, pero no podía abrir la puerta y salir, porque una fuerza apremiante dentro de él le impedía incluso llamarlos. 

Señaló que durante su cautiverio supo de la muerte de su madre, pero estaba siendo observado por el perpetrador, “como si fuera una máquina que podía controlarlo a su antojo”.

Por Redacción Cuaima Team

Redacción CuaimaTeam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com