Comparte

Según sus propias palabras las heridas de su hija eran tan horribles que no la pido reconocer mientras la atendía

Anuncios

Una paramédico de Canadá asistió un accidente automovilístico ocurrido el 15 de noviembre del 2022 sin saber que una de las víctimas, una joven de 17 años, se trataba de su propia hija, quien falleció días después del suceso, informan medios locales.

“El paciente gravemente herido al que acababa de atender era mi propia carne y sangre. Mi único vástago. Mi miniyo. Mi hija, Montana“, publicó Jayme Erickson en su cuenta de Facebook, al anunciar el deceso.

Según los reportes, el trágico hecho tuvo lugar en el norte de la ciudad de Calgary cuando la joven regresaba a su casa con una amiga y su carro chocó contra otro que se aproximaba. Tras el accidente, la joven quedó atrapada y sufrió graves heridas, mientras que su amiga, quien conducía, pudo salir del vehículo.

La madre de Montana, que asistió durante 20 minutos en la escena del siniestro, contó que las heridas de su hija eran tan “horribles” que ni siquiera la reconoció. No fue hasta que llegó a su casa al final de su trabajo que los agentes de la Real Policía Montada de Canadá le dieron la terrible noticia de que la paciente que acababa de atender era su hija.

Estoy destrozada. Estoy rota. Me falta un pedazo de mí. Me quedo a recoger los pedazos y espero seguir adelante”, dijo la mujer en un comunicado.

Por otro lado, durante una rueda de prensa este martes, Erickson informó que los órganos de su hija serán donados y que la familia se alegra de que “tras la tragedia“, Montana “salve a otras personas“. “Ella era una guerrera y luchó hasta el día que murió”, dijo.

Por Redacción CuaimaTeam

Redacción de CuaimaTeam

A %d blogueros les gusta esto: