Entrada de Horizont Academy Marion Oaks
Spread the love

“Ayuda, hay un tirador de la escuela caminando por el pasillo”, se puede escuchar a la niña decirle de manera no tan convincente a un operador en la llamada publicada.

Una escuela secundaria del estado de la  Florida, Estados Unidos, fue cerrada y fue rodeada por cientos de oficiales blindados el pasado martes 5 de diciembre del 2023 después de que una estudiante de 11 años llamara por amenaza de un tirador activo y todo porque quería el día libre.

La pequeña Taryn Louis-Jean supuestamente llamó al 911 alrededor de las 9:30 a. m., poco después de que comenzara el día escolar en Horizon Academy en Marion Oaks, ubicado aproximadamente a 113 kilómetros al noroeste de Orlando.

“Ayuda, hay un tirador de la escuela caminando por el pasillo”, se puede escuchar a Louis-Jean decirle de manera no tan convincente a un operador en la llamada publicada.

Cuando se le presiona para obtener detalles básicos, incluida la escuela en la que afirma estar atrapada, Louis-Jean tartamudea y duda sin revelar su ubicación.

“Ya viene, ya viene”, dice la niña antes de colgar la línea.

Los despachadores llevaron rápidamente a todos los agentes disponibles a la escuela secundaria, que fue cerrada de inmediato a pesar de que no había indicios de que un hombre armado estuviera acechando el edificio.

Los equipos SWAT y de aviación, así como varias agencias policiales estatales y federales cercanas, llegaron al lugar en anticipación de otro trágico tiroteo en una institución educativa.

Las fuerzas del orden despejaron la escena apenas dos horas después, sin encontrar agresores ni armas, pero sí estudiantes y profesores inquietos cuyos “niveles de miedo eran visibles”.

Los investigadores rastrearon la llamada al 911 hasta el teléfono celular de un estudiante, que supuestamente Louis-Jean agarró para hacer la llamada.

“Louis-Jean le dijo a su amigo que quería irse a casa temprano, y cuando ese mismo amigo dejó su teléfono celular desatendido cuando fue a la clínica, Louis-Jean usó el teléfono para llamar al 911 y reportar un tirador activo. ”, dijo la Oficina del Sheriff del condado de Marion en un comunicado.

“Todo esto fue una broma”.

La niña de 11 años fue arrestada y acusada de hacer un informe falso de un tiroteo masivo, utilizar un dispositivo de comunicación bidireccional para facilitar un delito grave, interrumpir una función escolar y hacer mal uso del sistema de emergencia 911.

El castigo no fue demasiado severo para la niña pequeña, según el sheriff del condado de Marion, Billy Woods, especialmente considerando la abrumadora respuesta a la llamada falsa.

“La ley exige que cualquier persona que haga este tipo de informes falsos pague una restitución por el costo de la respuesta de las autoridades, que, en este caso, equivaldrá a cientos y cientos de horas de trabajo. Esta joven necesitará cortar mucho césped para pagar esa factura”, dijo Woods en un comunicado.

Por Redacción Cuaima Team

Redacción CuaimaTeam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *