Spread the love

Katalin Novák, de 46 años, anunció en un mensaje televisado que dejaría la presidencia, cargo que ocupa desde 2022

La presidenta de Hungría renunció el pasado sábado 10 de febrero del 2024 a su cargo en medio de la protesta pública por el indulto que concedió a un hombre condenado como cómplice en un caso de abuso sexual infantil, una decisión que desató un escándalo político sin precedentes para el gobierno nacionalista de ese país

Katalin Novák, de 46 años, anunció en un mensaje televisado que dejaría la presidencia, cargo que ocupa desde 2022

Katalin Novák

Su decisión se produjo después de más de una semana de indignación pública después de que se revelara que otorgó un indulto presidencial en abril de 2023 a un hombre condenado por ocultar una serie de abusos sexuales a niños en un hogar infantil estatal.

Otorgué un indulto que causó desconcierto e inquietud a muchas personas”, dijo Novák el pasado sábado 10 de febrero del 2024. “Cometí un error.”

La renuncia de Novák se produjo como un raro episodio de agitación política para el partido gobernante nacionalista de Hungría, Fidesz, que ha gobernado con una mayoría constitucional desde 2010.

Bajo el liderazgo del primer ministro Viktor Orbán, Fidesz ha sido acusado de desmantelar las instituciones democráticas y manipular el sistema electoral y los medios de comunicación a su favor.

Novák, una aliads clave de Orbán y exvicepresidenta de Fidesz, se desempeñó como ministra de Familias hasta su nombramiento a la presidencia.

Ha defendido abiertamente los valores familiares tradicionales y la protección de los niños.

Fue la primera mujer presidenta en la historia de Hungría y la persona más joven en ocupar el cargo.

Pero su presidencia llegó a su fin después de que indultó a un hombre condenado en 2018 a más de tres años de prisión. Fue declarado culpable de presionar a las víctimas para que se retractaran de sus denuncias de abuso sexual por el director de la institución, quien fue sentenciado a ocho años por abusar de al menos 10 niños entre 2004 y 2016.

“Me decidí a favor del indulto en abril del año pasado (2023), convencido de que el condenado no abusaba de la vulnerabilidad de los niños que se le habían confiado. Cometí un error”, dijo Novák el sábado. “Pido disculpas a aquellos a quienes he lastimado y a cualquier víctima que haya sentido que no los defiendo”

“Como Jefe de Estado, me dirijo a ustedes hoy por última vez. Renuncio al cargo de presidente de la república”, dijo.

También estuvo implicada Judit Varga, otra figura clave de Fidesz que era ministra de Justicia en ese momento y respaldó el indulto.

Se esperaba que Varga encabezara la lista de candidatos del Fidesz al Parlamento Europeo cuando se celebren elecciones este verano.

Pero en una publicación de Facebook el pasado sábado 10 de febrero del 2024, Varga anunció que asumiría la responsabilidad política y “se retiraría de la vida pública, renunciando a mi puesto como miembro del parlamento y también como líder de la lista del PE”.

El mismo sábado 10 de febrero del 2024 por la tarde, en la sede presidencial de Budapest, unas 200 personas se reunieron en lo que originalmente estaba previsto como una protesta para pedir la dimisión de Novák.

Después de su anuncio, los asistentes dijeron que estaban contentos, pero que no era suficiente para cambiar fundamentalmente el sistema de gobierno de Orbán.

“Me alegro de que haya dimitido, pero creo que las cosas no se solucionan así. Ella no es la principal criminal, hay que mirar hasta arriba”, afirmó Anna Bujna.

Erzsébet Szapunczay, otra asistente, dijo estar “muy, muy contenta” con la dimisión de Novák, pero que “debería haber dimitido desde el primer momento, como mucha gente en este gobierno, porque no está sola.

“Su renuncia fue correcta, porque así se salva de que aún más gente la odie y se indigne por haber representado a este país hasta ahora”, afirmó.

El Fidesz de Orbán goza del mayor nivel de apoyo entre los partidos políticos de Hungría, y una oposición fragmentada ha contribuido a que obtenga cuatro victorias electorales consecutivas.

Su gobierno, considerado el más amigable con el Kremlin en la Unión Europea, ha sido criticado dentro del bloque por retrasar decisiones clave como el apoyo a Ucrania y la admisión de Suecia en la alianza militar de la OTAN.

El sábado 10 de febrero del 2024, el jefe de la delegación parlamentaria del Fidesz, Máté Kocsis, afirmó en un comunicado que Novák y Varga habían tomado una “decisión responsable” y que el partido estaba agradecido por su trabajo.

Katalin Novák

Por Redacción Cuaima Team

Redacción CuaimaTeam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *