Jade Berry
Spread the love

Una joven británica de 27 años que debía cumplir prisión tras ser hallada culpable de agresión sexual a un menor de 13 años en 2022, se libró de su sentencia gracias a un indulto, informaron esta semana medios locales

En una reciente comparecencia, el juez Eric Lamb sentenció a Jade Berry a 12 meses de prisión, con suspensión de pena por 18 meses, y le ordenó usar por 120 días una pulsera electrónica de “sobriedad“, como parte de un programa de monitoreo de abstinencia de alcohol. 

Además, debe completar 35 días de actividades de rehabilitación y formar parte del registro de delincuentes sexuales por 10 años.

Si bien Lamb aseguró que la acción de Berry “es claramente un asunto grave“, en su decisión tuvo en cuenta los problemas de salud mental que alegó la acusada y el presunto arremetimiento que demostró.

“Hay una fuerte mitigación personal como resultado del remordimiento genuino y la serie de eventos que la han llevado a sus dificultades de salud mental”, argumentó.

El caso

El incidente en cuestión ocurrió el 3 de octubre de 2020 luego de que Berry, en estado etílico, se encontró con dos adolescentes en un parque de la localidad británica de Ellesmere Port, en el condado de Cheshire.

La mujer se sentó a su lado y comenzó a tocar los genitales de uno de ellos por encima del pantalón, le hizo comentarios inapropiados y le ofreció tener sexo.

Cuando el menor y su amigo decidieron irse, Berry se bajó los pantalones y la ropa interior y se desmayó producto de su ebriedad.

La víctima informó a su madre del hecho, quien alertó a la Policía. Dos días después, la involucrada fue arrestada gracias a un teléfono y una tarjeta débito que olvidó en la escena. Aunque aseguró no recordar nada, el joven agredido la pudo identificar.

Según las declaraciones escuchadas en el tribunal, el adolescente, que padece un trastorno de déficit de atención (TDAH), quedó tan traumatizado por el encuentro que intentó quitarse la vida. 

Sufrió “pesadillas nocturnas“, tuvo que tomar medicamentos y no se sintió capaz de regresar al parque.

“Es evidente que este delito tiene agravantes. Había presencia de alcohol y ebriedad de la acusada y la víctima era particularmente vulnerable debido a su edad y dificultades”, señaló el fiscal del caso James Coutts.

Por su parte, John Wyn Williams, abogado de Berry, argumentó que la psiquiatra de su clienta había identificado trastornos de ansiedad y personalidad, entre otros problemas de salud mental, que la habían llevado a abusar del consumo de alcohol. También mencionó que mostró “empatía con la víctima” y real arrepentimiento.

Al mismo tiempo, el juez Lamb afirmó que la acusada no era “consciente de la vulnerabilidad de su víctima” por tratarse de un encuentro casual.

“En su caso, la conclusión es que el riesgo es bajo. Acepto que hay un remordimiento genuino y sentido”, manifestó.

No obstante, según Fox News, la reducción de la condena generó dudas sobre el manejo del caso y protestas para la revaluación de las leyes actuales a favor de imponer castigos más estrictos.

Por Redacción Cuaima Team

Redacción CuaimaTeam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *