Spread the love

El feto padece de trisomía 18, un trastorno genético que podría resultar en un aborto espontáneo o una corta sobrevivencia.

La Corte Suprema del estado de Texas, Estados Unidos, suspendió temporalmente ayer viernes 8 de diciembre del 2023 una orden de un tribunal de distrito que permitía a una mujer, cuyo feto presenta una condición fatal, abortar.

Kate Cox, de 31 años, que tiene 20 semanas de embarazo, demandó al estado de Texas, que mantiene la prohibición a la interrupción del embarazo, para que se le permita abortar, dado que su bebé en camino padece de trisomía 18, un trastorno genético que podría resultar en un aborto espontáneo o una corta sobrevivencia.

“Si bien todavía esperamos que la Corte finalmente rechace la solicitud del estado y lo haga rápidamente, en este caso tememos que una justicia demorada sea una justicia denegada”, declaró Molly Duane, abogada principal del Centro de Derechos Reproductivos, que representa a la mujer en la demanda.

La demanda de Cox es la primera de este tipo desde que en junio del 2022 la Corte Suprema estadounidense revocó el derecho constitucional al aborto, al anular la vigencia del histórico caso Roe contra Wade de 1973. Después de eso, varios estados, entre ellos Texas, adoptaron leyes que prohíben ese procedimiento.

El feto presenta la columna torcida y un desarrollo irregular del cráneo y del corazón

Por Redacción Cuaima Team

Redacción CuaimaTeam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *