Spread the love

Según el relato de los familiares, la menor, de nombre Camila, le había pedido permiso a su mamá para ir a jugar con una vecina a eso de las 01.00 PM (hora local)

La Fiscalía General del estado de Guerrero, México, ha abierto una carpeta de investigación por el feminicidio de una niña de 8 años, que fue secuestrada en el municipio de Taxco, la tarde del pasado miércoles 27 de marzo del 2024 y luego asesinada en un aparente intento de extorsión a sus familiares, hecho, según concluyeron los residentes de la zona, por una vecina junto con sus dos hijos.

Según el relato de los familiares, la menor, de nombre Camila, le había pedido permiso a su mamá para ir a jugar con una vecina a eso de las 01.00 PM (hora local), pero a las 04.00 PM, cuando la mujer llamó a la vecina para preguntar por su hija, esta le aseguró que nunca había llegado a su destinorecoge el diario mexicano El Universal.

Poco después, la mujer empezó a recibir llamadas exigiéndole el pago de 250.000 pesos (unos 15.000 dólares) a cambio de la libertad de su hija, mientras que una vecina le mostró un video en el que se veía a Camila llegar al sitio donde se supone que había ido a jugar.

Tras estos acontecimientos, se interpuso una denuncia por su desaparición y se desplegó un operativo de búsqueda que concluyó horas más tarde, con el hallazgo de su cuerpo.

El video de los sospechosos

Cámaras de seguridad captaron a la vecina, que negó que la niña estuviera en su casa, mientras transportaba un cesto de ropa hacia un vehículo estacionado en una calle cercana, donde rápidamente fue alcanzada por un hombre que llevaba una bolsa negra en los hombros, presumiblemente con el cadáver de Camila, que guardó en la maleta del automóvil. Después, ambos se marcharon del lugar con rumbo desconocido.

El video circuló rápidamente a través de las redes sociales y ocasionó que los vecinos rodearan la casa de los sospechosos para evitar su huida, trancaran la vía exigiendo justicia y atacaran algunos vehículos estacionados en las inmediaciones del lugar que, presuntamente, pertenecían a familiares de los sospechosos.

Del mismo modo, la multitud enardecida sacó de la vivienda a los sospechosos y los agredió, en un intento de linchamiento que ameritó la intervención de la Policía. 

Después de la brutal paliza, la mujer, responsabilizada por la turba del secuestro y asesinato de la menor, murió cuando la trasladaban al hospital.

Los otros dos jóvenes contra los que cargaron los residentes y que eran hijos de la mujer acusada del secuestro de Camila, fueron llevados por agentes policiales y militares.

Por Redacción Cuaima Team

Redacción CuaimaTeam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *