Spread the love

A pesar de que el y su amigo nunca habían cocinado esta especie de pez, lo limpiaron, le quitaron el hígado y luego lo cocieron y comieron con jugo de limón, contó la mujer. Menos de una hora después, los dos hombres empezaron a sentirse mal.

Un hombre llamado Magno Sérgio Gomes, de 46 años, murió el pasado sábado 27 de enero del 2024 en Brasil tras comer un pez fuju venenosoinforma Globo 1, citando a los familiares del fallecido, que confirmaron que la causa de su muerte fue un envenenamiento. 

Su hermana, Myrian Gomes, reveló al medio que el hombre recibió el pescado de un amigo el pasado 22 de diciembre del 2023, destacando que desconoce de dónde lo había sacado

pez fuju venenoso

A pesar de que los amigos nunca habían cocinado esta especie de pez, lo limpiaron, le quitaron el hígado y luego lo cocieron y comieron con jugo de limón, contó la mujer. Menos de una hora después, los dos hombres empezaron a sentirse mal.

“Magno empezó a sentir entumecimiento en la boca. Entonces se dirigió con su esposa al hospital, conduciendo el mismo su automóvil.

Cuando llegó allí, tenía la boca aún más entumecida y se sentía mal. Poco después, sufrió una parada cardíaca durante ocho minutos”, relató la hermana del fallecido. 

Debido a su grave estado, el hombre fue intubado y conectado a soporte vital, pero acabó falleciendo el pasado sábado 27 de enero del 2024, más de un mes después de ingresar al hospital. 

“Los médicos dijeron a nuestra familia que había muerto por un envenenamiento, que le afectó rápidamente la cabeza“, afirmó Myriam, señalando que tres días después de ser hospitalizado, Magno “tuvo varias convulsiones que afectaron gravemente a su cerebro, dejándole con mínimas posibilidades de recuperación posibles”.

El amigo de Magno sobrevivió, pero tiene problemas en las piernas. “Ya está en casa. Con las piernas no camina muy bien. Tuvo un impacto neurológico, pero se está recuperando”, detalló Myrian. 

Según el biólogo João Luiz Gasparini, el pez fujo (o pez globo) es común en la costa brasileña, donde habitan más de 20 especies

Este pez venenoso tiene “una toxina llamada tetrodotoxina, que es muy potente y puede causar desde un ligero entumecimiento (cuando se ingiere en pequeñas cantidades) hasta un paro cardiorrespiratorio (cuando se ingiere en grandes cantidades)”, explicó Gasparini.

Al mismo tiempo, el biólogo subrayó que es necesario saber cocinar este pez adecuadamente, extrayendo con cuidado, sin romperla, la vesícula biliar. “Esto es esencial y los limpiadores de pescado de pescaderías y mercados lo hacen con gran habilidad y cuidado“, destacó.

Magno Sérgio Gomes

Por Redacción Cuaima Team

Redacción CuaimaTeam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *